Revista Ecoguía

La decidida acción de la comunidad rural fue clave para evitar el avance de las llamas en el páramo, las cuales se originaron en juridicción del municipio de Cubarral (Meta).

 

BOGOTÁ D.C.- El Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá, informó que el 100% de los incendios en el páramo de Sumapaz, que afectaron alrededor de 2.000 hectáreas, fueron controlados en los tres focos identificados, según el Puesto de Mando Unificado (PMU) instalado en San Juan de Sumapaz: El Clarín, la Senda del Oso y Lagunitas.

El Sindicato de Trabajadores Agrarios de Sumapaz, Sintrapaz, destacó la decidida colaboración de los habitantes rurales de la zona, quienes ayudados por sus herramientas de trabajo -pacas, picos, palas- y a lomo de yegua y caballos, participaron activamente para controlar el avance de las llamas.

Por su parte, la Corporación Autónoma de Cundinamarca (CAR) informó que aunque la presencia de fuertes temperaturas y la disminución en las precipitaciones son las principales causas asociadas a la generación de incendios forestales, ha evidenciado que posibles conductas irresponsables durante recorridos o visitas por parte de los ciudadanos, estarían afectando el ecosistema del páramo de Sumapaz.

 
Según la entidad ambiental, cerca a la zona se han encontrado botellas de plástico y vidrio, así como la presencia de restos de fogatas o quemas, que por lo general son factores importantes para los conatos de incendio.
 
Rafael Robles, Director (e) de Gestión de Ordenamiento Ambiental y Territorial de la CAR, señala que  _”los ecosistemas de los páramos son altamente sensibles y frágiles, puesto que el desarrollo de la vegetación es en extremo lenta y todos los factores asociados a su desarrollo se constituyen como de gran fragilidad; es por ello que estos ecosistemas deben ser cuidados y no deben ser sometidos a grandes presiones por parte de los humanos.”

En este sentido, la Corporación hace un llamado a los ciudadanos a abstenerse de visitar con fines turísticos estos ecosistemas vulnerables, así como realizar asados, fogatas o dejar botellas de vidrio en sus zonas cercanas, pues ecosistemas como el páramo de Sumapaz son vitales para el equilibrio ecológico y la protección de los recursos naturales.

El daño ambiental y la afectación ecológica provocada por incendios forestales en el pasado, han generado la pérdida de cobertura vegetal y el deterioro en los procesos de los ciclos de nutrientes, además de pérdida de la vegetación herbácea y la flora que prevalece en las áreas de páramo.

Por esto la autoridad ambiental reitera las recomendaciones para reducir la posibilidad de iniciación de incendios forestales, asociados a comportamientos que históricamente se han identificado como factores de riesgo:
 
-Evitar hacer fogatas y evitar arrojar elementos de vidrio y/o colillas de cigarrillo. 

-No realizar quemas de basura, ni material vegetal a cielo abierto, recuerde que cuando estas actividades ocasionan incendios forestales, se contemplan como delito ambiental.

-Realizar vigilancia de bosques nativos para dar aviso oportuno de la presencia de incendios.

-Establezca y ubique las fuentes de agua disponibles, para utilizar  en caso de un incendio forestal.
 
Es importante  tener en cuenta que la legislación colombiana, contempla penas para quien ocasione un incendio forestal así: “El que con peligro común,  prenda fuego en cosa mueble, incurrirá en prisión de 16 a 144 meses y multa 13  a 150 salarios mínimos legales mensuales vigentes”.