Revista Ecoguía

Un 85 % más de ciclistas circularon durante el Día Sin carro, en tanto que el suo de taxis se incrementó en un 20% y el de patinetas, en un 12%. Ambientalmente, el material particulado en el aire se redujo en un 10 %, según reporte de la Alcaldía Mayor.

BOGOTÁ D.C.- Menos contaminación y la disminución en más del 50 % de accidentes de tránsito,reportó la Alcaldesa Mayor, Claudia López, en el transcurso del Día sin Carro y Sin Moto.

El jueves 6 de febrero, comentó la Alcaldesa, “el 15% de los bogotanos vivimos  como viven todos los días el 85 % de habitantes capitalinos: usando transporte público, pedaleando, caminando. Hoy ese cambio del 15 por ciento que usa transporte particular, logró en nuestra ciudad al reporte de las 5 de la tarde, que la velocidad promedio subiera 13 %; en total 3’776.639 usuarios habían usado el sistema de transporte masivo, combinando TransMilenio SITP y el cable de Ciudad Bolívar”.

La alcaldesa destacó como grandes resultados de la jornada el hecho de dejar de usar el carro y reemplazarlo por la bici o por movilizarse a pie, lo que contribuye a bajar la contaminación y la accidentalidad, además de aumentar la velocidad promedio y reducir los trancones.

Al terminar la jornada, que finalizó con la imposición de 364 comparendos, la mandataria anunció que el 22 de septiembre Bogotá se sumará a la Jornada Mundial del Día sin Carro.  

“Hoy, en el marco de un clima maravilloso para movilizarnos pudimos disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva y respiramos un mejor aire. Tuvimos 11% más de usuarios en TransMilenio, 26% más en el zonal, 13% más en TransMiCable, 85% más de viajes en bicicleta y otros modos de transporte sostenible como las patinetas, reportaron 5.687 viajes, incrementado en un 49%. Esto representó una mejora de la velocidad promedio en un 22% en toda la ciudad, comparado frente a un día típico y cero fatalidades que lamentar”, aseguró la alcaldesa de Bogotá.

El balance de la Alcaldía

Vivir un Día sin Carro y sin Moto en Bogotá permitió a los ciudadanos experimentar cambios en el medioambiente. La ciudad se ahorró 12.325 toneladas de dióxido de carbono.  Más de 2 millones de ciudadanos que usan el transporte público pueden llegar más temprano a sus destinos, gracias a que la velocidad promedio aumentó en 22%.

Más de 600 mil viajes en bicicleta se realizaron durante el Día sin Carro y sin Moto. En las ciclorrutas se registró un aumento de 98% de viajes, con relación a los que se realizan en un día típico. Los usuarios de cicloparqueaderos de TransMilenio sumaron 3.148 durante el día, mientras que en 2019 llegó a 2.995.

Se realizaron más de 5 mil viajes en patineta con 4.403 usuarios activos. Incremento frente a un día típico es de 49%; se movilizaron más de 9.600 usuarios en taxi, aumentando los viajes en un 18%; y la velocidad promedio durante el día en Bogotá fue de 26 Km/h, con un incremento de 22% con relación a un día típico.

Se presentó una disminución de 51% en incidentes viales en la ciudad. Solo se reportaron heridos y/o lesionados. Se impusieron en Bogotá un total de 275 comparendos a conductores de auto y moto por circular con la prohibición, los cuales fueron inmovilizados.

Se hicieron controles a emisiones de gases en 61 vehículos a diésel y a gasolina (incluidas las motos), de los cuales 33 aprobaron la revisión y 28 fueron rechazados. Se impusieron 27 comparendos por incumplir las normas de emisión de gases mientras que fueron inmovilizados 15 vehículos.

En los puntos Cuídate, sé feliz, que constan de 26 puestos distribuidos en lugares estratégicos de la ciudad, la Secretaría Distrital de Salud sensibilizó 302 ciudadanos y valoró 421 en cuanto a condiciones de salud y factores de riesgo cardiovascular.

 

Entre 2014 y 2019, la sobrepesca disminuyó en 8 de los 13 principales sitios de pesca, lo cual significa que las poblaciones volverían a alcanzar un nivel saludable, asegura la FAO.

A través de la plataforma colaborativa, BioModelos, el Instituto Humboldt ofrece, para consulta gratuita, 1.890 mapas de distribución de especies del 98% de las aves nacionales.

Con base en la reciente Guía Ilustrada de la avifauna colombianadel científico caucano Fernando Ayerbe, y publicada por la organización Wildlife Conservation Society Colombia, el instituo vo Humboldt elaboró un gran kit de mapas que permite analizar y conocer aspectos relevantes relacionados con cifras de riqueza de especies y zonas con mayores endemismos o de pérdida de poblaciones de avifauna.
 
Esta herramienta también ayuda a tomar decisiones en cuanto a manejo y reintroducciones, identificar lugares con alto potencial para el aviturismo, conocer la representatividad de especies en áreas protegidas e incluir la información en los planes de ordenamiento territorial de los municipios.

“La idea es que estos mapas puedan usarse, además, para dirigir esfuerzos de muestreo, conservación y gestión de las aves. Por ejemplo, esta colección reúne especies endémicas difíciles de localizar. Por lo tanto, disponemos aquí también de una herramienta útil para quienes hacen conservación o disfrutan de la observación de avifauna exclusiva de Colombia. Así que los interesados pueden consultar el mapa de cualquier especie, descubrir su posible distribución y dirigirse al lugar para conocerlas, registrarlas o bien conservarlas como el gran tesoro que son”, afirmó Elkin Noguera-Urbano, investigador del programa Evaluación y Monitoreo de la Biodiversidad del Instituto Humboldt.

Llevar la información geográfica de la avifauna colombiana, disponible en mapas de distribución graficados por el autor, Fernando Ayerbe, a partir de sus propias exploraciones a campo y los registros de diferentes fuentes, implicó para el equipo del Instituto Humboldt desarrollar un algoritmo que procesara y transformara los insumos por medio de un lenguaje matemático.

“Por la naturaleza de la información, que fue pensada y dispuesta para una publicación impresa y no para una plataforma de mapas online, no se disponía de lo que en biogeografía llamamos shapes o un formato con localización de elementos geográficos que permitiera disponer de ella con atributos para consulta y análisis público, bajo licencia Creative Commons, en la plataforma BioModelos”, dijo Noguera-Urbano

Cabe destacar que la materia prima de la Guía impresa elaborada por Ayerbe, y ahora “traducida” a mapas digitales de distribución geográfica, incluyó material fotográfico recolectado en campo por el autor; las publicaciones sobre aves de Steven Hilty y William Brown, National Geographic, Venezuela, Ecuador, Panamá y Norteamérica; y las colecciones biológicas del Instituto Humboldt, del Museo de Historia Natural del Cauca y del Museo del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia.

La motivación de Ayerbe-Quiñones para elaborar la guía de campo de aves y, un año más tarde, donar la información a la plataforma BioModelos, respondió a la necesidad de desarrollar herramientas indispensables para la investigación y conservación de avifauna en Colombia.

“Sabemos la importancia que tienen los mapas como herramienta fundamental para hacer conservación, y justamente esa herramienta no se encontraba en la guía impresa, ni tampoco habíamos podido desarrollarla, así que la mejor opción era trabajar con BioModelos para ponerlos al alcance gratuito de más públicos, con la ventaja de que pueda actualizarse constantemente”, afirmó el científico caucano.

Para hacer uso de la herramienta, un extenso atlas digital de la distribución de la flora y la fauna colombiana, basta con ingresar al portal BioModelos y digitar en un buscador el nombre científico de la especie de interés. De inmediato, el usuario –bien sea experto o aficionado- es remitido, automáticamente, a un mapa que le permite hacer acercamientos a una zona geográfica específica e identificada con presencia de la especie.

A partir de esta materia prima, el Instituto Humboldt espera, a futuro, trabajar con un mayor número de expertos e investigadores del país para estudiar temas asociados a los hábitats con presencia de avifauna, utilizando instrumentos como la Infraestructura Institucional de Datos (I2D) y el sistema colaborativo para mapear la distribución de las especies de flora y fauna colombiana, BioModelos.

“Los invitamos a sumarse a este trabajo colaborativo -que siempre es validado por expertos antes de ser publicado-, a que consulten y usen toda la información disponible en sus investigaciones. La información es abierta, gratuita y está al servicio de todos; solo así ampliaremos el conocimiento en cuanto a la riqueza natural de nuestro país megadiverso”, puntualizó Noguera-Urbano.

La transformación de la Guía Ilustrada de Aves Colombia en un set de mapas digitales de distribución geográfica de especies de avifauna representa un acontecimiento revolucionario en Colombia por la magnitud del tamaño de la información que reúne y que pone en circulación para el acceso, consulta y uso de conocimiento científico basado en diversidad biológica para la toma de decisiones informadas en los territorios y a distintas escalas de gobernanza.   
 

 

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, junto con organizaciones internacionales y el Instituto Humboldt, se unen por la restauración de este ecosistema en alto riesgo, también conocido como el bosque de los mil colores.
 

El Instituto de Protección Animal de Bogotá puso al servicio dos vehículos para la atención de Urgencias Veterinarias de los animales sin cuidador, que habitan en calle y estén en riesgo de muerte. Los casos deben ser reportados a la línea 123.

Durante una semana estudiantes, docentes, padres de familia y guardaparques de Parques Nacionales, se reunieron en torno al arte para promover la conservación del parque Tinigua.

Esta segunda planta solar suplirá cerca del 22% de la energía requerida para iluminar pasillos, plazoletas estacionamientos, baños, sistema de ascensores y escaleras, entre otros espacios.